EL SEXO PROTECTOR

tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Toca seguir el interesante trabajo de la dra.Sütterlin. Opina que por la presión de san Bernardo, las figuras grotescas van abandonando entradas, ventanas, interiores, etc. y parece como si se avergonzaran de aparecer tan a la vista y pasan a las gárgolas góticas y grotescos, directos ancestros de las quimeras y grutescos del Renacimiento.
Descarta luego una de las más “tontunas” interpretaciones habituales: la de la liberalidad de los tallistas para desahogarse o peor, vengarse, de las imposiciones a su trabajo por el comitente. Ella insiste que, entre la variedad de representaciones, parece seguirse un patrón no escrito. (Es decir, ya tenemos el “qué” y nos falta saber el “para qué” y el “cómo”).
Otra lectura de esas máscaras grotescas y gestos obscenos es que respondieran a una representación del pecado, que fueran lo bastante repulsivas como para identificarlas con el paganismo “y las fuerzas del mal acosando a las iglesias cristianas y tentando a sus miembros sin respeto”. Pero su aspecto de no sufrientes y a veces casi orgullosos (las mujeres exhibicionistas no parecen muy humilladas, añado yo) y la falta de condena, arrinconan esa alternativa.
Y entonces la investigadora se pone en viaje en el pasado (precristiano) y en el mapa (fuera de Europa) en busca de comparaciones con otras culturas. Y descubre la sheela, de cuya terrible figura adelanta que su función es proteger contra la mala suerte o la desgracia y no debe ser interpretada como alusión erótica o símbolo de fertilidad.
Lo ilustramos sin salir de estas iglesias, con la vistosa exhibicionista casada de Jaramillo, con una posición de manos que se aproxima mucho a las sheelas.
Imagen
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Protección en todo lugar y toda época

Mensaje por tiogilito »

Pues perdón por otro inciso, pero es que no me resisto a tratar unas pinturas de Jaramillo que son citadas un tanto de pasada en la ficha de la EdR y que yo creo que tienen un significado claro en el sentido que estamos pretendiendo mostrar.
No se propone origen, pero en mi opinión pudieran ser góticas o más tardías. Pero uno entiende más bien poco del asunto. Lo vemos y luego, cada cual.
Imagen
Se trata de su bella portada. en la que capiteles y canecillos (interesantes, pese al encalado que los camufla) son claramente distintos de los del interior (mucho más sencillos) y de los de los arcos de la galería. Varias manos.
Pero en su arquivolta interior, las dovelas tienen varias pinturas en rojo de las que la ficha sólo menciona un nudo salomónico, pero hay varios motivos más, todos con la clara intención de imitar a canecillos por sus motivos iconográficos, probablemente por un exagerado afán de protección de la entrada. Justamente encima del paso a la iglesia,
Imagen
contrastando más la foto, nos encontramos en la segunda claramente con un mono que se coge un tobillo. Ya sabes: el hombre pecador hundido por su condición animal...bla,bla,bla. Pues yaveusté que todas las pinturas tienen una función apotropaica, que los labriegos no pillan esas sutilezas de laboratorio universitario. Bueno, con perdón. Sigamos: la primera parece tener un oso, quizás un cuadrúpedo, así que la dejamos en "bicho gordo". Y la tercera, al igual que la clave, parece una figura en aspa, en la línea de algunos canes, con sentido de entrelazo, como el que veíamos hace poco en Italia, bajo los pies del trepador.
Imagen
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Las otras dovelas

Mensaje por tiogilito »

Bien, acepto que la clave pudiera contener un pequeño diablo enredado entre lianas, puede ser. Su utilidad es la misma. Veamos el resto de dovelas con sus pinturas, que insisto tienen igual función protectora contra diablos y aojadores.
Imagen
Aquí vemos claramente ese entrelazo, el mejor conservado del conjunto que tiene la función de que el diablo se enrede y despiste tratando de desentrañar su solución, al igual que las flores de cardo en las puertas montañesas de Aragón, jeroglíficos y lazos en tantas iglesias románicas. Claro que también dicen que simboliza la vida eterna...como no tiene fin...El diablo puede que no se enterara de esas trampas, pero al usuario de la iglesia le daba mucha tranquilidad ver al "segurata" sobre la puerta. Que me pongo pelín impertinente y no va por ahí la cosa. Cada cual crea lo que quiera, que los autores no dejaron info, pero ni en un sentido ni en otro.
Y finalmente, ya empezamos a ver -creo que está bien claro- un cuadrúpedo que ocupa parte de la dovela siguiente y que en mi opinión puede ser un lobo, muy útil para asustar diablos. Al final hay otro bulto gordo, similar al primero. Desde luego ha de ser fiera para proteger esa entrada.
Imagen
Alguien debió de pensar que la sirena de melenas "pipicalzaslargas" y el Sansón con pajarraco en los capiteles abajo, no eran suficientemente contundentes. Y pintar siempre es más barato.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Jaramillo y Vizcainos

Mensaje por tiogilito »

Venga, volvamos al artículo de la investigadora. Repasa los orígenes desde la Edad del Bronce, la figura de Baubo que ya vimos acá, la Gorgona que también vimos y que figura en muchos escudos griegos como protectora y para asustar al enemigo, y traspasa los mares hasta Java, donde muestra una figura femenina que parece portar una máscara al tiempo que hace el mismo gesto de la sheela, lo que debe interpretarse en el sentido protector y no otro.
Pasa a comentar un trabajo de Frazer (afamado antropólogo que también ha salido aquí) relativo a una figura que se ha colado en el románico: la mujer heráldica, sentada entre dos salvajes o míticos animales, con gran poder persuasivo. Enseguida nos apresuramos a declarar un nuevo Daniel para el bote cuando lo vemos, pero pudiera servir este motivo –bronca de Olañeta si decimos “señor de los animales”, no existe tal cosa- para situarlo como alternativa. Cita a Frazer cuando propone que esta figura originalmente estaba sin bichos y que ha evolucionado en su sentido heráldico. No aclara mucho más. Sin embargo, disponemos de un artículo de Francesca Español sobre el tema en un Congreso de 1984 y con esa propuesta, que el tiempo me parece ha superado.
Vuelve su atención hacia los itifálicos, también abundantes en la iconografía balinesa como protectores. Si uno busca en la wiki “phallus paintings in Buthan” se informará cómo allí (en el Himalaya) se continúa utilizando en muros y fachadas y en la ceremonia de inauguración de un hogar con el fin de alejar los malos espíritus, nada de fertilidad.
Precisamente en un libro virtual titulado “Sociobiology and the Arts” aparece un nuevo artículo de nuestra autora titulado “Ethilogical Aspects of Apotropaic Symbolism in Art” capado de varias páginas as usual, pero que puede aportar cosas, más cuando veo que empieza mencionando a Escher, cuyos dibujos nos tienen impresionados, ocupando los muros de mi casa. De cualquier manera, trataremos de no enredarnos mucho e ir al grano.
De itifálicos andan bien surtidas nuestras dos iglesias burgalesas. Si Jaramillo es algo standard -pero con motivos vegetales muy curiosos- en Vizcainos tenemos uno de los espinarios más aparatosos del románico, quizás origen de esa teoría de que la calvicie genera más testosterona.
Vemos primero el macho de Jaramillo reforzando su función con un gesto de la boca
Imagen Imagen
y la hembra con escasos recursos escultóricos. Notable diferencia con los capiteles que sustentan la galería.
Respecto a Vizcainos, la pareja muestra una cierta pasividad, aunque el varón parece echarse las manos a las orejas
Imagen
pero sin duda la estrella del alero es el retrato del espinario
Imagen
concentrado en quitarse esa espina, símbolo del camino de dificultades en la vida humana...Imagen o sea, atrayendo la mirada con lo único que tiene a mano digno de ello.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Avancemos un poco más en el estudio sobre el simbolismo apotropaico. Muestra unos dibujos reproduciendo figuras balinesas de madera con itifálicos superpuestos mostrando gesto terrorífico y con un recipiente sobre la cabeza para ofrendas. Tienen similar utilidad a las estatuas romanas de Priapo, que funcionaban como protectores de jardines y huertas, a veces con avisos escritos para los ladrones, amenazando al culpable de sodomizarlo, que era una expresión más de dominio para el avisador y humillación para el infractor. Pues esa misma función tienen aún en Indonesia.
“La reiterada interpretación de esas figuras como dioses de fertilidad o incluso demonios eróticos, no encuentra mucho acomodo entre los indígenas que los usan. La función de esas imágenes –escribe- como protectoras y símbolos profilácticos es mucho más compatible con su conducta exhibicionista que se complementa con la muestra de muecas, sacar la lengua o mostrar los dientes”.
No hay que ir muy lejos para recordar al reciente equipo campeón del mundo de rugby, representando a Nueva Zelanda y su coreografía de gestos, palmadas, danzas, gritos, muecas, etc. previo al partido para impresionar a los rivales y al tiempo ahuyentar maleficios. Seguro que algún misionero les recomendó no mostrar otras cosas más provocativas que tendrían en su repertorio. Las fotos que acompañan el artículo lo demuestran, incluso con jovencitas indígenas, lo que confirma lo que ya expusimos al principio de este hilo, de mostrar el sexo como protector contra diablos y maleficios. En mi opinión, tan sólo encuentro desencaminada ligeramente la propuesta de la dra.Sütterlin en el sentido de que no es la mala suerte lo que se quiere conjurar, ya que en el ámbito cristiano no se contempla eso como conjurable, sino el mal de ojo o la acción intencionada de diablos, es decir, siempre hay un sujeto agente incluso inconsciente, pero no se combate algo azaroso. Y eso vale también para creencias de otras culturas, pues todas son conscientes de que existen espíritus que traen el mal y la desgracia. No es el azar. Llega a proponer que las frecuentes manos pintadas en las cuevas prehistóricas pudieran tener esa función de “parar” o detener el maleficio.
La investigadora cambia de continente y muestra objetos similares de la cultura Manabí en Ecuador en los que también al gesto exhibicionista se suman máscaras del portador, incluso en los brazos y culminando con el dedo gordo del pie, al que se le ha dado forma de pene.
Y reflexiona: “¿Realmente vamos a creer que en los templos cristianos esos obviamente arcaicos elementos significan cosas como demonios, almas condenadas o sátira o venganza de los compañeros, clericales o seculares?” La historiadora observa que esos motivos son usados tanto en ámbitos religiosos como profanos y menciona la Tossa de Milan que ya hemos puesto aquí, un itifálico en un edificio civil en Landau y acaba con el pobre Manneken Pis tan querido por los turistas y que, quién sabe, pudiera haber tenido un origen apotropaico y ahora está –como muchos otros motivos- “domesticado”. Esa forma de hacerlo pasar por algo más “decoroso” que la horrible presencia de la sheela ha podido hacer evolucionar el motivo hacia la sirena convirtiendo sus piernas en peces y permitiendo su presencia en las iglesias como sirenas, ahora como símbolos de la tentación y no como figuras apotropaicas.
Una figura insólita en este mundo de ahuyentadores del diablo con gestos y muecas, lo tenemos en el canecillo de un extremo del alero de Vizcainos, que no responde a animal conocido pero que atrae sin duda la mirada
Imagen Imagen
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Bueno, que conste que la EdR define al bicho anterior, quizás por el rabo vuelto, como león, pero ni Picasso.
Sigue el estudio que tratamos repasando las distintas formas de las caras como amuletos derivados de la Gorgona o máscaras con gestos atemorizadores para colocar a la vista en el cuello, y dice: "Los dientes únicos (humano o animal) que se llevan alrededor del cuello como portadores de la buena suerte, piezas dentales, hocicos de pequeños roedores o imitaciones de ojos, normalmente como objetos de joyería, sirven como protección contra el mal de ojo, y en el norte de Inglaterra incluso una pieza de lengua seca es bastante para provocar la ausencia de sorpresas desagradables. Cuernos y piezas de cuerno también se toman como objetos protectores, como pueden verse en los adornos sobre la entrada de muchas casas”. Y vuelve a citar a Cernunos, a quien ya hemos sacado por aquí. Los cuernos adornan muchas mascararas ceremoniales.
Me parece que ya hemos dicho que en la tradición española era muy efectivo como amuleto llevar un trozo de cordón umbilical en la bulla colgada al cuello. Curioso que la ciencia haya acabado dando tanta importancia a ese “desechable” amarre con que venimos a la vida como básica fuente de células madre para múltiples curaciones.
Del tema del cuerno como amuleto, no se nos olvide la tradición del “ratoncito Pérez” que no tiene más trascendencia, que no es poca, que conservar el diente de leche de un niño, que es la primera parte de su anatomía que se pierde, y ponerla como “ofrenda” al ratón que tiene como virtud regenerar su propia dentadura, lo que esperamos haga nuestra criatura. Lo de Pérez fue un invento del rey Alfonso (no sé si el XII, palito más, palito menos) sobre una tradición que se pierde en la noche de los tiempos. Se trataba sobre todo de evitar que esa pequeña pieza del niño cayera en manos de un aojador, que ya sabemos lo importante que era preservar pelos, dientes, cordón, etc. porque por ellos podíamos ser aojados.
En Jaramillo, donde nos recreamos, disponemos de un evidente retrato satánico en el repertorio de la cornisa, a mi entender, esculpida al hacer la galería, algo después de la iglesia. Mucho cuerno, mucho marfil, como los que porta el Dañino.
Imagen
curiosamente, sobre esta cara no se ha cebado la jauría que se cargó todos los pitos del templo, como éste, con corte tan "cirujano" que parece que hubiera nacido así, el pobre, en esa postura para que al final no le colgara nada.
Imagen
Pero volvamos a lo que estamos, al marfil y su compañía tiene abundancia, como esa gran boca en la que se puede casi entrar a contar los dientes y ver la gran lengua, o el osito adjunto, que tiene buenos dientes
Imagen
o la gran cabeza osuna, al final del alero, diferente a la anterior pero igual sentido,
Imagen
porque a fin de cuentas, qué tienen en común el jabalí, el cabrón y el oso, aparte de mamíferos y tal: pues los "dientes, dientes, dientes,que es lo que les jode", frase que se dijo primeramente al planificar estos canecillos pensando en asustar a los diablos. Luego, ya lo tomó el folklore...y hasta hoy.
Imagen
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Otro de los elementos apotropaicos que hemos traído por aquí (el caganer) también es estudiado por la dra.Sütterlin. Para hacerlo en fisno, usaremos el término “defecation” que no necesita translation. Cuenta cómo entre los primates mostrar el sexo y amagar la cópula no es más que un signo de dominio. El gesto de la defecation, que aún es observado en algunas tribus primitivas, se produce en interacciones agresivas, para marcar territorialidad, para expulsar a los extraños. (Lo hacen muchos animales). Precisamente esa es la función que tienen los que vemos en aleros y ventanas de las iglesias románicas: proteger, alejar el mal, “marcar el territorio”. Cuenta cómo en el antiguo Japón –similar a la costumbre gallega que nos mostraba el profesor Alonso- las mujeres enseñaban los genitales al viento para apacigüarlo en caso de fuerte tormenta o inundación. Recurrir a mostrar los genitales para conjurar un mal es un recurso universal.
A modo de resumen, el estudio comenta cómo el comportamiento ante otros humanos con gestos y muecas para desafiar o combatir, se reproduce cuando se quiere hacer lo mismo con “peligros, enfermedades o fuerzas del mal”. Y termina: “Las iglesias son monumentos de una “nueva” religión con todas las señales para mostrar su repertorio no sólo para los fieles seguidores, sino también contra todos los adversarios, demonios, tentadores y otras influencias supuestamente sobrevenidas. Por encima de ello, tienen que probar su poder sobre las miserias humanas desde los primeros días –enfermedad, tormenta, guerra- y alejándolo, cae en un lenguaje establecido y de eficacia demostrada ante los demás humanos. Imaginar que todos los errores e infortunios son causados por seres similares a ellos mismos no es probablemente la peor posibilidad.”
Imagen
En fin, una conclusión confusa que reincide en el tema de la mala suerte, con lo que no coincidimos, ya que creemos que lo que se conjura con todos esos gestos, posturas y signos, es la acción de los malos espíritus (diablo,aojamiento) sobre el edificio, sus usuarios y los difuntos enterrados en su entorno, a manera de amuleto.
Como dato curioso, el artículo ha sido patrocinado por una bombonera suiza que todos degustamos cuando podemos, por lo que podemos decir que nos deja buen sabor de boca. Mucha bibliografía, pero casi todo en tedesco.
Para celebrar que terminamos el artículo, lo ilustramos precisamente con figuras simiescas que adornan el alero de Vizcainos para preservar el entorno, a veces mostrando sexo o dientes, como un perro guardián.
Imagen Imagen
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Hasta San Juan de Ortega

Mensaje por tiogilito »

Tenemos que recuperar la tesis del dr.Alvar que tiene cosas que contarnos. Pero se me han cruzado en el camino las fabulosas demostraciones apotropaicas que contiene el claustro de Silos, nada menos, y tengo que hacer dos cosas: tratarlo en otro hilo, ya que no es el sexo lo apotropaico en los recintos funerarios, sino los seres teriomorfos simétricos que tienen tanta eficacia que se repiten en el segundo taller y luego en el claustro alto -y luego irradia a decenas de iglesias rurales- y enterarme bien de los trabajos básicos: Meyer, Pérez de Urbel, Boto,etc.
Pero mientras tanto, me ha llamado la atención -y lo muestro como otro eslabón más- el sepulcro de San Juan de Ortega, realizado ya entrado en el gótico, pero que al lado de motivos habituales (Apostolado, Cordero Místico,Tetramorfos,etc) efigia precisamente en la tapa sin acabar, pero claramente definida su iconografía, algo tan poco acorde con las otras imágenes "sagradas" como una arpía y un vistoso laberinto o cintas cruzadas o como lo quiera llamar con la misma función que hemos venido proponiendo, salvo que se quiera ver como alusión a la vida eterna y tal.Imagen
Imagen
que nos lo traen tres buenos AdRs: Quique Segura, quien vió la arpía; Cova, siempre presente con sus crónicas y fotos magníficas y Omedes como contenedor de esas propuestas. Creo que no hace falta insistir en que los "adornos" que aparecen en esa tapa (incluida la cenefa de entrelazos) tienen esa función que destacamos y ya anticipo que toda la iconografía del claustro reflejando los tejidos musulmanes con que se envolvían los huesos de los difuntos, buscaban la protección de sus restos de la acción de los espíritus dañinos, llámense demonios o de otra forma. También creo que tiene mucha importancia la existencia desde el inicio de la iconografía del claustro, del sepulcro y cenotafio de los Finojosas, de lo que parece haber constancia de su decoración similar al claustro. No hay más que ver una copia posterior como la de la Magdalena de Zamora para imaginarse cómo y qué eficaz sería su decoración.
Imagen
Ocurre además, que San Juan de Ortega era discípulo e imitador (en el buen sentido, que los buenos ejemplos sirvan hasta para ganar dinero) de Santo Domingo de Silos, quien había transformado el arruinado monasterio de San Sebastián en un centro de peregrinaje al que acudían las multitudes patrias (no era frecuentado por los peregrinos del Camino extranjeros) y el dinero fluía por los abundantes milagros que se le atribuían en vida y después de muerto. Eficacia que continuó el abad Fortunio, como hemos comentado.
Eso mismo hizo San Juan, después de sus viajes peregrinos en los que tuvo el apoyo milagroso de San Nicolás, su santo patrono, de manera que el monasterio tuvo probablemente las visitas que iban de paso hacia o desde Silos.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Y fuera del contexto de este hilo, pero de idéntica eficacia para proteger a los difuntos envolviendo sus restos en ricas telas orientales con figuras teriomórficos dibujadas en ellas como acabamos de ver en la tapa de San Juan de Ortega, tenemos el conocido sarcófago de Doña Sancha, que al igual que el santo burgalés, rodea el "edificio" con motivos historiados encomendando su alma a la Gloria, pero no deja de esculpir -por si acaso- en uno de sus laterales un soberbio ejemplar de grifos heráldicos
Imagen
para proteger los restos con la eficacia atribuída a esas extrañas criaturas en telas y maderas (de ataud) como se representan en el claustro bajo de Silos en manos del primer maestro. Esos capiteles reproduciendo este temario tuvo tanto éxito que se continuó (como dice Boto, en "homenaje" al primer taller) en el resto del claustro, hasta que los años y la doctrina lo hicieron evolucionar, como se puede ver en el claustro alto, donde acaban mezclándose en capiteles con figuras (luchadores, guerreros) que sustituyen en "utilidad" a lo que fuera del monasterio son los canecillos. Pero sin sexo, claro. Porque seguro que en la primitiva iglesia de Silos hubo canecillos.
Me gustaría saber cómo era el sarcófago original de Santo Domingo (no el que vemos hoy) pero estoy seguro que también estaría montado sobre los mismos leones actuales, que permitían (y permiten) deslizar por debajo los cuerpos de los enfermos para la máxima eficacia en la curación. Y de dos en dos. No mucho antes ya actuaba del mismo modo el sepulcro de San Nicolás de Bari, atrayendo ingentes multitudes que se disputaban el aceite que emanaba su sepultura, por debajo, por supuesto. Deslizar el cuerpo de los enfermos bajo o sobre la sepultura del santo o santa taumaturgos está claramente documentado. Si no recuerdo mal, en Vezelay, por ejemplo.
Insisten mucho los historiadores en que la eficacia de los milagros de Santo Domingo siempre se efectuaban mediante la misa. Sobre su sepultura se celebraba la misa, de manera que nadie pudiera dejar de atribuir a la acción divina -y no a la brujería- el resultado de sus frecuente milagros. Que hasta un caballo curó.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Meyer Schapiro

Mensaje por tiogilito »

Un apoyo más para esta propuesta viene de la mano nada menos que de Meyer Schapiro en su famoso artículo en The Art Bulletin “From Mozarabic to Romanesque in Silos” que vamos desgranando lentamente. Un gran trabajo de disección de la conocida página añadida al Beato de Silos y plantada en la primera hoja, (en mi opinión, con una clara intención apotropaica) con la más estudiada descripción del infierno y los diablos de la Edad Media. Quien quiera profundizar en los Beatos, tiene que pasar necesariamente por él.
Imagen
El sabio estudia la influencia del maniqueísmo y del agnosticismo en la idea de los castigos infernales. Y dice (pag.333)”Finalmente, el agnosticismo sobrevivió como un catálogo interminable de nombres y fórmulas mágicas, interesante para los practicantes individuales de las artes ocultas y los más ortodoxos conocedores de lo diabólico. Ya en el periodo del cristianismo primitivo, la magia popular había sido impregnada de términos del culto o la tradición gnóstica, por lo que en la Edad Media pudiera no hacerse como referencia al gnosticismo.
En Silos no son los elementos metafísicos o teológicos del gnosticismo los que aparecen, sino los puramente demoníacos, aquellos que habían sido absorbidos en la magia popular. La concepción de toda la imagen tiene sus más cercanas analogías en los amuletos romanos contra el mal de ojo o algún enemigo, en los que varias bestias, incluyendo serpientes, sapos, escorpiones, arañas, etc. son agrupados en círculos alrededor de un objeto central con el fin de atacarlo”
. (está pensando en los mosaicos que hemos visto).
Sigue luego estudiando las palabras mágicas que, como hemos dicho, se escribían en papelitos que se colgaban en las bullas: abracadabra, etc., con origen en la magia hebrea. Y menciona las “defixiones” como fórmulas mágicas grabadas en material endeble y las expresiones mágicas: Abarabarbarica, borboncabradubrabarasaba ( que no conjura monarcas, no) para afirmar que “Es, de hecho, característica del arte románico que introduce en la decoración y la imaginería de la iglesia elementos frescos de la fantasía popular, de observación diaria y la piedad sencilla, al lado e incluso dentro de los temas doctrinales elaborados tras centurias de meditación teológica”.
La colocación circular de los demonios en el dibujo miniado así como sus nombres que suenan como una letanía, lo entiende el profesor como una salmodia que se mueve y revuelve.
Se verá que me encanta la referencia, pese a que el gran maestro se pregunta sobre el efecto que con esas visiones un tanto infernales se pudiera acongojar a los frailes, cuando lo que venimos manteniendo es que les daban tranquilidad y seguridad, porque –además de ser pertinentes y dar decoro- ellos sabían que esa imaginería no iba “contra” ellos sino contra espíritus maléficos (el mismo Schapiro habla de mal de ojo) y por tanto se sabían protegidos: este bello capitel con dos hermosas y simétricas arpías de fino plumaje están protegiendo el recinto, advirtiendo al mal que debe alejarse y por tanto me da seguridad y tranquilidad porque los malos espíritus encuentran las imágenes con que se envuelven los restos mortales de los santos devotos enterrados en el recinto y no tienen poder contra ellos.
Pero eso lo dejaremos para luego.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Un motivo más, claramente apotropaico, lo encontramos en la arqueta de los marfiles del tesoro de San Isidoro de León. Datada hacia 1059 y encargo de los reyes Fernando I y doña Sancha, fué expoliada por los franceses en su invasión. Pero se conservan los marfiles de los apóstoles. La arqueta contenía -y de ahí lo que proponemos- la mandíbula de San Juan y restos de San Pelayo, el niño mártir origen del enclave. Y apuesto que envueltos en ricas telas estampadas con animales fabulosos.
Lo vemos en foto que amablemente nos regaló Angel Bartolomé
Imagen
y si destacamos el que nos interesa, quizás el mismo San Juan, aparece un apóstol portando libro, y a diferencia del próximo no vela su mano, el arco no es de herradura y exhibe taqueado. Como si quisiera habérsele dado, respecto al otro, un toque de "modernidad" iconográfica. Un tallista mozárabe ¿habría querido resaltar al "suyo" con mejores ropajes que al cristiano?
Imagen
pero ya habremos observado antes que el Apóstol tiene una clarísima mano cornuta, que no tiene ningún otro, gesto muy apropiado para efigiarlo en un arca que contiene restos de santos, como signo de protección y rechazo a los diablos. Vimos esa mano cornuta en Rávena (siglo VI) en los mosaicos nada menos que dirigida hacia el cielo por San Lucas (pag.8 de este hilo interminable).
Entre otros, han estudiado los marfiles Etelvina Fernández y Angela Franco, pero no encuentro que hayan mencionado ese gesto diferente.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

y final

Mensaje por tiogilito »

Para terminar ya este hilo, volvamos a la tesis del dr.Alvar sobre el mal de Ojo, que no tiene nada que ver con la magia. Es una superstición (en el sentido de que se considera “ajeno” a las religiones y que tiene más connotaciones físicas que espirituales).
“Una de las características principales del aojo –dice el doctor Alvar-es precisamente que se produce de manera involuntaria e inconsciente y que cualquiera lo puede provocar siempre y cuando se encuentre ante una situación que suscite un sentimiento de envidia tan intenso que éste se acabe manifestando en una maldición de aojo. El aojador es en la mayoría de los casos un personaje anónimo.”
Y añade: “De la misma manera que los conceptos de religión, magia y superstición se emplean según la posición del que los esgrime, el mal de ojo –como describe su trabajo-funciona como una herramienta ideológica que resulta tanto más útil en cuanto no se puede clasificar.”
“En ningún momento saldrá de la esfera de la religión oficial y el paradigma a este respecto es que el cristianismo, en su proceso de eliminación de determinadas prácticas religiosas “paganas”, una vez que se vuelve religión oficial del Estado, absorbe la creencia en el mal de ojo dentro de su filosofía, en lugar de destruirla”.
Imagen
Quizás suena a (otro) disparate lo que voy a reflexionar: cuando contemplamos la obra de extraña belleza del primer taller o maestro de Silos, con esos capiteles que se esculpen casi planos, pero con mil detalles anatómicos como para ser pintados y que, como dice algún especialista, recuerdan a primitivos soportes de madera sobre los que descargaban las vigas del viejo claustro, o –en mi modesta opinión-las ricas y lujosas telas que envolvían los restos de los poderosos (de uno y otro bando religioso) y esas figuras simétricas que se parecen, siendo tan distintas cada una
Imagen
foto facilitada por Concha, del Baul del Arte.
¿para qué se pusieron? ¿Por qué tuvieron tanto éxito que se repitieron decenios después con el segundo taller y se trasladaron –ya sin gracia, como si no se supiera bien para qué se ponían-al claustro alto? Evidentemente, si la intención era atraer la mirada (como decimos de los canes obscenos) a fe que lo siguen logrando. Creo que para sus primeros usuarios les resultaron muy útiles y se repitieron allí en todo el territorio castellano y más lejos aún. Insisto en que el recinto silense era, en lo referido al claustro, un lugar de enterramiento, y era necesaria esa protección.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

y final

Mensaje por tiogilito »

Sigue el estudioso haciendo análisis muy curiosos, como la consideración de las ofrendas como valor apotropaico. En efecto, el ofertorio de la misa, por ejemplo, supone presentar a Dios nuestras ofrendas (ofertorio) para pedirle protección (y líbranos del mal). Y, por cierto, terminamos con un “amén”, así sea, es decir, un ojalá, una expresión de deseo de que se cumpla, con un sentido de conjuro. Es evidente el parangón con Cain y Abel, que hacen ofrendas a Dios con una intención apotropaica, pero el poco explicado favoritismo divino despierta la envidia, y aquí el aojador ya da el siguiente paso: el asesinato.
Cuenta el autor que en la religión judía se tenía muy en cuenta el mal de ojo. Ya hemos dicho que también Mahoma habla de ello. Los judíos cuando entraban en una ciudad extranjera y temían ser hostiles, hacían gestos con la mano –la figa- o se cambiaban el nombre. Ya hemos dicho cómo Jacob cuando envía a sus once hijos a Egipto a comprar grano a su ignorado hermano, les advierte que no vayan en grupo para evitar las miradas y el aojo. Precisamente, en la ideología hebrea, ser descendiente de la tribu de José o de Benjamín o de estirpe de santos, producía inmunidad ante ese mal, cuenta el dr. Alvar. Se trata de no llamar la atención, no atraer malas miradas para no despertar la envidia.
Pese a ser poco frecuente, cuando encontramos a la envidia representada en el románico, como en la abadía de Boscherville, el sujeto se autolesiona, se estrangula o se desgarra el pecho con las manos.
Nada menos que Aristóteles trata de dar explicación científica a algo que consideramos pura cortesía: nadie quiere comer sin compartir alimentos con los que están a la mesa, no vayan a sentir envidia y le perjudiquen la comida. El hecho de comer sitúa a los mamíferos en posición vulnerable y es preciso despejar de malas influencias el entorno.
Estudiando la tesis del dr.Alvar, llegamos al apartado de animales aojadores, de los que el más conocido es el basilisco, algo visto entre la fauna románica. Cabe la posibilidad de enfocar la presencia de animales monstruosos o más bien imaginarios entre los pobladores de los claustros y aleros, como animales aojadores, en virtud de la propuesta de repeler con aquello mismo que temes. Otro similar es el catoblepas, ambos descritos por Plinio el Viejo.
Respecto a los aojadores más “civilizados” cita al lobo y al chorlito. Este realmente tiene como virtud alejar el mal de ojo, labor que nos recuerda en cierta medida la figura y la función del caradrio. Finalmente, la lechuza forma parte de ese universo, como hemos visto en los mosaicos.
Cuenta también el relato de Pollux, gramático griego del II d.C. que era costumbre entre los herreros que trabajaban el bronce (constructores de cosas bellas y envidiables) colgar figuras que suscitaran la risa para evitar el mal de ojo provocado por la envidia. La risa –que también lo provocan muchos canecillos- es desde siempre un catalizador de las tensiones sociales y al mismo tiempo, apaciguador de la cólera divina. El mal germina entre el temor y la inseguridad, lo contrario a la risa.”Las fuentes-dice la tesis-ponen de manifiesto que lo obsceno y grotesco, además de resultar jocoso y provocar hilaridad, cumplen al mismo tiempo una función apotropaica”.
En las conclusiones, el autor resume: el uso y distribución de elementos profilácticos es una prueba implícita de reconocimiento y difusión natural de un lenguaje común. Lo apotropaico es colocado para ser visto, y como tal, con un triple propósito : 1. Persuadir al observador de que reprima su envidia. 2. Hace a los usuarios de los amuletos sentirse seguros, incluso si no comparten el mismo sentido. 3. Calman la ansiedad de las personas que se sienten en riesgo en su vida diaria.
Proponemos traspasar esa utilidad a los canecillos románicos.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Para leer

Mensaje por tiogilito »

En un interesante artículo descargable en Internet el antropólogo Francisco Navarro Ibáñez estudia las costumbres y "supersticiones" tan cristianas de su pueblo en el filo del paganismo y lo correcto. Todo ello muy adecuado a lo que estamos viendo en este hilo.
De la Revista Antiqvitas 2003. "Cuidando de mi casa y de mi gente: los elementos tradicionales de protección en Priego y su comarca" en el que hasta los aldabones para llamar a la puerta tienen su sentido protector.
http://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/892863.pdf
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Un amable seguidor de este hilo me pasa un contacto muy interesante.
Cuenta el Dr.Julio I. Gonzalez Montañés en su excelente web teatroengalicia.es, de donde hemos tomado,entre otros trabajos, su excelente estudio sobre el diablo Tutivillus (que estudiamos en el foro del pasiego) y de quien leímos, guardamos, y nos impresionó su tesis “Drama e iconografía en el arte medieval peninsular” (que durante una buena temporada nos hizo ver teatro en cada capitel), pues cuenta D.Julio o más bien muestra, un grabado tomado de la Bible Historiale de la Koninklijke Bibliotheek de La Haya en donde se reproduce un episodio de la lucha de medos y persas. Las mujeres e hijas de éstos, derrotados por el rey medo Astiages, despreciaron la cobardía de sus familiares mostrándoles el trasero, lo que provocó que la cólera inflamara los sentidos pechos persas, que volviendo a la batalla derrotaron finalmente a los medos. Puede que sea una variación sobre nuestra propuesta de ese acto como conjuro contra el mal, pero es ilustrativo del poder apotropaico de mostrar y sorprender. Siglo XV, con perdón de Moderator.
Imagen
Por mi parte, y sin pretender enmendar la plana a los custodios de la imagen en la biblioteca neerlandesa, considero que si la lectura se hubiera hecho en base a lo narrado en la imagen, me parece más adecuado entender que las damas a quienes hacen la muestra apotropaica no es a su familia para resaltar su cobardía -nunca se hacía con esa función- sino que lo muestran a las tropas medas que tienen cercada la ciudad y a punto de caer, que -como ocurre en Milán con la Tossa- se paralizan sorprendidas, momento que aprovechan los persas para contraatacar y vencer. Mostrar el trasero no se usaba para acusar de cobardía a nadie. Creo.
Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot] y 13 invitados