EL SEXO PROTECTOR

tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

A MODO DE RESUMEN

Mensaje por tiogilito »

Es llamativo que así como la lujuria y la avaricia abundan en las representaciones medievales (con los matices necesarios para diferenciar a las malas madres y a los usureros de ambos modelos) no tenemos esculturas representando la envidia, pecado capital muy común. Sin embargo, es la envidia precisamente la que se combate mediante esas figuras obscenas para alejar el mal de ojo, generado por dicho pecado capital. Plinio llamaba al dios Fascinus “medicus invidiae”, o sea, médico de la envidia, y sabemos cómo es el fascinum. La envidia es la causa del primer pecado de los humanos; el del Paraíso fue realizado por unos seres que no eran humanos, creados por Dios tan a su imagen y semejanza que hasta los ángeles se rebelaron. Aquellos primeros creados no morían, a cambio de respetar un fruto. Fueron luego humanizados en la caída y expulsión. Sabemos que el asesinato de Abel , primer pecado en el mundo terrenal, se produjo por la envidia, ante una incomprendida injusticia: Dios se mostraba grato a los sacrificios sangrientos de Abel, mientras rechazaba los vegetales de Caín, sin que - como nos han manipulado desde la infancia- conste en la Biblia que la ofrenda de Caín fuera peor. Cada uno ofrecía lo que tenía, y algunos estudiosos bíblicos entienden que esa preferencia divina sin justificación, vendría como mensaje al pueblo para el que se escribió la Biblia por el que se potenciaba el nomadismo, el errar por el campo con el ganado –esencia del judaísmo apátrida en busca de la tierra prometida- contra el asentamiento y el afianzarse a un terreno de cultivo. La eterna lucha de ganaderos contra agricultores que vemos en el cine del Oeste, se saldó con el primer crimen por envidia.
Imagen
Esta imagen del Beato de Cardeña de la web Arteguías, de uno de los fundadores de AdR, no sólo muestra ese primer crimen, sino que la postura de ambos parece inspirar la tan repetida luego lucha a brazo (sin sangre) del románico. Eso ha hecho deducir a algunos estudiosos que esos personajes en los aleros representen a los hermanos. Si los animales aluden a lo sacrificado por Abel, no aparece nada vegetal para Caín.
La envidia está tan presente en la Biblia (historia de José, Saul, David y Natán,David y Betsabé, etc) que ya en el pacto del Sinaí, para condenarla se utilizan dos de los diez Mandamientos: los dos últimos. Y casi me atrevo a afirmar que dedicados a los varones. Un rabino neoyorkino matizaba que desear conducir un Ferrari expuesto en un concesionario no es codiciar los bienes ajenos, pero sí lo sería si lo vemos conducido por un pijo rico por el barrio. Y no digamos del noveno, que equipara a la mujer del prójimo con el Ferrari.
Imagen
Si observamos lo sutilmente que se representa a la envidia en los pecados capiteles de las pinturas de Sieso de Jaca (muy posteriores al románico) podremos intuir que muchas de las figuras de los capiteles de las grandes catedrales del Camino mal identificadas, puedan estar aludiendo a este pecado social. Además de lo curioso que resulta que sólo la lujuria ha conservado la cara, "nuestra" envidia es pasiva, no hace nada, seguramente todo el poder lo concentra en la perdida mirada. Y cabalga un galgo con collar, no sé si por ser un animal de lujo o porque siempre persigue a un cebo.
El Corán recomienda no hacer ostentación de tu riqueza para no ofender a tu vecino (para no despertar su envidia, no nos vaya a aojar). No olvidemos que la definición del catecismo de la envidia es “el pesar del bien ajeno”. Cuando diriges la mirada al sujeto de la envidia, ya corre el riesgo de ser aojado.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

A MODO DE RESUMEN

Mensaje por tiogilito »

El tan manido texto de San Bernardo criticando las esculturas de los claustros, nunca de los canes, más parece una queja por el dispendio que por la temática. Si le hubiera explicado el profesor Boto la utilidad de “decoro” y pertinencia de esas extravagancias, seguramente habría bajado el tono de la protesta, aunque seguiría haciéndosele muy caro. Si lo hubiera pagado Endesa o Repsol, ya lo vería más adecuado.
Los antropólogos y algunos historiadores han tocado el tema de los amuletos y los han relacionado tibiamente con las iglesias románicas, pero creo que es un tema que debieran profundizar. Lo mismo propongo respecto a los iconografía obscena de Cervatos, tan manoseada, a la que le falta un análisis sin contaminar por las evidentes obscenidades que le rodean, cuando muchas pudieran representar –incluidos supuestos partos- escenas de circo y espectáculo de juglaría. Ya decían que el sexo y el espectáculo es lo que más atrae la mirada.
La presencia de elementos obscenos incluso en los lugares más sagrados de las iglesias echan abajo todas las propuestas “populares”, folklóricas o de muestrario de pecados. Si se ponían allí, junto al sagrario, tenía que ser por la eficacia de su representación en ese lugar. No se dudaba de lo que representaban; se sabía de su utilidad para un fin apotropaico.
Los amuletos como figas y falos usaban el sexo y el impacto visual como reclamo para atraer la mirada aojadora y evitar el mal al portador. Esa misma intención creo que contienen los canecillos y antes las sheela-na-gigs . Ya vimos al principio, comó en Bolmir en Cantabria, un hombre itifálico hacía el gesto de la figa en el alero del ábside junto a una mujer exhibicionista, que además repite en el alero norte y cómo no, con itifálico al lado que parece animal (ver foto). Protección por todos los rincones.
Imagen
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

A MODO DE RESUMEN

Mensaje por tiogilito »

La famosa momia del siglo I encontrada en el pantano de Windeby, de un joven estrangulado ritualmente con la mano mostrando el signo de la figa demuestra que era una creencia ancestral.
Imagen

Imagen
en fotos de la wikipedia.
Hemos ido viendo trabajos de expertos sobre el tema, desde historiadores del Arte, como Castiñeiras o Yzquierdo a Fernando Alonso, antropólogo que nos descubre muchos detalles de las creencias sobre el mal de ojo que pueden apoyar nuestra idea. Tampoco faltan sesudos estudios como los de Bárbara Freitag, o los referidos a los anasyrma. También hemos tocado estudios antropológicos sobre la envidia, como desencadenante del mal de ojo, a través de la mirada. Mujeres lactantes que deben cuidar mucho ese aspecto, por el grave riesgo para su bebé: nada de salir a la calle con la camisa mojada como muestra de abundancia de leche, para eludir a las “ladronas de leche” como en Italia. Y como hemos dicho, la cita a un santo o persona celestial anulaba cualquiera mala intención aojadora. La paura en Italia tiene el significado del susto o sorpresa, que es lo que en muchos casos provoca los canecillos al espectador. La fascinación , que se produce al contemplar algo sorprendente y atractivo como un encantamiento, procede de fascinum, también miembro viril como elemento de ese encantamiento. Según Plinio (Historiae naturalis 28, 39), en el Penus Vestae habría estado custodiada con fines apotropaicos una imagen fálica tallada en madera de higuera, que representaba el dios Fascinus, el protector contra la envidia y médico de los daños producidos por ella. Agrega el autor, que la figura de un pene llamado fascinum era llevado en el cuello por los niños para protegerlos de la envidia, tal como informa la web de la fundación Joaquin Diaz, revista de folklore.
También hemos encontrado trabajos valiosos como el que citamos de la paura, de Fabiola Y.Chavez Hualpa que nos cuenta que "el hecho de ser distinto expone de todas maneras a la persona a ser víctima de la envidia.
Catulo (84–54 a.C. apróx.), dedicó un poema (el quinto de su obra) a su amada Lesbia cuya traducción sería así: “Dame mil besos, después cien, después cuando nos habremos dado muchos millones, los mezclaremos para que nadie sepa y ningún malévolo pueda envidiarnos (hacer el mal de ojo) sabiendo que tan grande es el número de besos”.

Este poema refleja un elemento importantísimo que rige aún la elección de los objetos apotropaicos (herraduras usadas de caballo o de asno, pelo de tejón, etc.) y es el concepto de “la cantidad no revelada”: no se puede saber cuánto ha sido usado la herradura de estos animales que siempre están en movimiento; la cantidad de pelos que tiene el tejón, o la cantidad de pelos que tiene la cola de un caballo. El ojeador deberá contar primero, antes de provocar el maleficio. (Lo mismo deberán hacer las brujas antes de entrar a la casa para intentar raptar a un niño de su cuna). En el caso de la herradura de caballo/asno, su poder apotropaico es reforzado por el poder del hierro. …en forma de mano, la higa se colocaba en la puerta de las cuadras, sobre el cabezal de las bestias, en la silla de las caballerías y sobre el lomo de los bueyes que llevaban el ajuar de los novios en algunas localidades españolas. También era usada por mujeres y niños como eficaz protección contra el mal de ojo (…). La virtud era la gran cantidad de pelo fino del animal, cosa que obliga al aojador a detenerse a contar todos los pelos antes de echar el conjuro. Las cinco uñas también sirven para ahuyentar el maleficio por el valor mágico de este número” (Irigaray, 2001, pp. 56–57)."
También hemos visto la eficacia de objetos “contables” que distraen al diablo o al aojador activo haciéndole entretenerse en objetos compuestos de múltiples elementos (flor de cardo, colas de animales, figuras laberínticas) que se ven obligados por su vanidad a contar pelos, hojas o desvelar intrincados nudos o laberintos, con lo que olvidan o demoran hacer el mal al que venían dispuestos. Tenemos multitud de ejemplos de portadas con signos laberínticos que justificarían esa utilidad.
Y añade Chávez :"Su uso como amuleto es relatado también en textos como el Tratado del Marqués de Villena: como prevención, poníanse en los arreos de los animales de carga junto con las nóminas un cuero con pelo del tejón . En el “Opúsculo sobre el Aojamiento” de Juan Lázaro Gutiérrez De Sepúlveda (1653):
““…la costumbre antigua y actual de colgar de los hombros de los bebés las manos del mele (en español tejón), medio con el cual opinan religiosamente las nodrizas que se previene el aojo de los niños y tienen por sacrílego no subvenir con aquel o semejante amuleto el mal tan grande que es para ellas el aojo. Lo que también hasta ahora se observa en los brutos, en los que cuelgan los campesinos un pellejo de tejón, para que, como sospechan, no les cause prejuicio el ojo hechicero.".
Lo que puede advertirse en el caballo, mulo y asno, en cuyas colas ponen los campesinos una buena parte del pellejo de ese animal como defensa contra las miradas de los fascinadores” (Sanz, 2001, p. 360)"
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

A MODO DE RESUMEN Y FINAL

Mensaje por tiogilito »

Y apelamos a los estudios de Michael Camille, quien nos explica que mostrar los genitales es un signo apotropaico. No anda muy lejos los “ calvos” que gustan de hacer los jóvenes –una vez más, sin saber su significado- como insulto, cuando su sentido real es de protección contra el mal. 0 el uso que hace mi senador favorito para cotrarrestar el maleficio de los envidiosos.
Imagen
También hemos visto trabajos como los de Rey Seara con la utilidad de los signos sexuales como favorecedores de aquello que el aojo pretende destruir: la fertilidad.
Hemos ido desgranando artículos de especialistas (la dra.Menéndez, que precisamente ha impartido conferencia recientemente a los AdR valencianos), de D.Alejandro García Avilés (del que anotamos el término “obliteración” muy ilustrativo en esta propuesta, puesto que proponemos una superposición de un rito cristiano sobre una creencia pagana) y de otros más que pensamos sirven para avalar nuestra propuesta, y lo hemos ido ilustrando con monumentos del románico gallego como la propia portada de Platerías y de otros lugares, con excursiones a las tradiciones de las islas británicas de la mano de la Dra.Torrado, quien sigue investigando sobre el terreno.
Hemos comparado puntos de vista divergentes como pueden ser los de Freitag y Weir-Jerman respecto a las sheelas y nos hemos detenido en relacionar el estudio de Ruth Mellinkof sobre la marginalia en los libros y figuras medievales con los márgenes de las iglesias románicas, los canecillos. El estudio de esta investigadora nos lleva a analizar la forma de actuar de los diablos y cómo se produce el efecto espejo para combatirlos. También hemos visto la eficacia de objetos “contables” que distraen al diablo o al aojador activo haciéndole entretenerse en objetos compuestos de múltiples elementos (flor de cardo, colas de animales, figuras laberínticas) que se ven obligados por su vanidad a contar pelos, hojas o desvelar intrincados nudos o laberintos, con lo que olvidan o demoran hacer el mal al que venían dispuestos.
También hemos repasado de la mano de Mellinkof la influencia de los defectos físicos como protectores apotropaicos o atraedores de la fortuna. Y una reflexión elemental: si se habían destruido o intentado muchas figuras de los márgenes de las iglesias, qué poco habría costado hacerlo en los libros, y sin embargo, apenas son censurados.
Finalmente nos hemos apoyado en la tesis del Dr.Boto para equiparar la utilidad del decoro y su pertinencia de los seres teriomórficos en los claustros, para darle una utilidad manifiesta –y no significado-a las llamativas figuras de los aleros: sentido apotropaico. Eludir el aojo y rechazar los diablos circundantes.
Concluimos que, a nuestro entender, los elementos sorprendentes y escandalosos colocados en los entornos de lo sagrado comenzaron teniendo la misma utilidad que los amuletos en las personas, con valor apotropaico que tranquilizaba a los usuarios, que entendían estaban protegidos ellos y sus antepasados enterrados cerca, del mal de ojo y otros males inesperados. Fue evolucionando su sentido, sin dejar de seguir utilizándose porque tenían una función añadida quizás también desde el principio: espantar a los diablos que acechaban en los rincones más débiles del edificio más importante del lugar: los aleros y las ventanas, para situarlas incluso en lugares muy próximos a los altares, ya en el interior de los edificios.
Su presencia en lugares tan privilegiados como la puerta de Platerías, a donde se trasladan figuras y relieves de otra puerta y no se tocan los canzorros con figuras claramente sexuales, denota el respeto que se tenía a su utilidad práctica.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Cuando damos por cerrado el tema, nos salen de nuevo al paso más argumentos. Los “en contra”: pecados, naturalismo, caricatura, natalidad y demás versiones, no hace falta buscarlos. Es lo que está publicado y enseñado.
Pero en ellos detectamos incongruencias y dudas. Y nos permiten proponer alternativas. Es el caso de Nurith Kenaan-Kedar, de la Uni de Tel-Aviv de la que ya habíamos tomado algunas opiniones en el tema de Sansón, si no recuerdo mal.
Ahora vemos su “The margins of Society in Marginal Romanesque Sculpture”, en Gesta, de 1992. Y otro trabajo anterior: “Les modillons de Saintonge et de Poitou comme manifestation de la culture laïque”, de 1986. Vemos ambos en paralelo, ya que, aunque no comparto su opinión, son interesantes las figuras que estudia y. como es lógico, aporta mucha documentación.
Se queja y con razón de que los marginales románicos han sido despreciados por los investigadores y sugiere que puedan tratarse de antimodelos, es decir, lo que equivaldría al personaje de Marcolfo respecto a Salomón. La cara canalla de la figura positiva. Si hay en la fachada una figura femenina positiva (la Virgen, por ejemplo) entiende que una mujer desgreñada o gesticulante en el alero sería la contrafigura. En fin, complicadas posibilidades menos considerar que precisamente lo que le está ocurriendo al visitante es lo que se quería buscar y aún funciona: llamar la atención y sorprender con una figura inesperada, para atraer la mirada del aojador o para encelar al demonio acosador. Afortunadamente la investigadora repara en que, a diferencia de la lujuriosa, muchas de esas figuras, no están sufriendo ninguna condena ni castigo. Pero en sus conclusiones no lo tiene en cuenta.
No sé de quien puede ser contramodelo este canecillo de Aulnay, que presenta como "acróbata barbudo", tan parecido a los caganer que hemos visto en España, pero me parece que esa "acrobacia" la hacemos a diario y sin aplausos.
Imagen
de Joel Jalladeau (http://jalladeauj.fr/modillons/2/2.html)
editado para sustituir la foto y mostrar la del generoso amigo Joel.Merci)
Última edición por tiogilito el 10 Ago 2015, 21:18, editado 1 vez en total.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

En la teoría del contramodelo, la Dra.Kenaan-Kedar destaca que muchos canes son esculpidos por los mismos artistas de los bellos capiteles e incluso inspirados en modelos clásicos, la "pathos fórmula" que tanto se ve ahora. Por tanto, no son elementos secundarios, para insistir en que son contrafiguras” no sólo porque preservan su sentido de escultura pagana sino porque transgreden los códigos formales del arte”.
Y muestra un capitel maternal en la iglesia de Matha Marestay en el Poitou con una dama sujetando un niño de aspecto tosco como una contrafigura de una Virgen con Niño cuando a nuestro juicio no se trata más que de materializar uno de los motivos frecuentes del aojamiento: los niños, cebo insuperable para aojadores y demonios, que podían ocuparse de estos de piedra , mejor que los de carne y hueso. Pese a repasar en internet casi todos los canes de esa iglesia, no doy con el que utiliza, por lo que tendremos que tomar su propia foto.
Imagen Imagen
Pues a la vista del elemento, casi parece que una madre está ofreciendo su niño al ojeador o al diablo. Pero desde luego, no creo que coincida que haya cerca una Virgen con Niño. No voy a mostrar la "maternidad" neorománica de S.Antolín de Bedón del sr.Menéndez Pidal, que como sabemos es una adaptación de un músico.
Pero sí que hay otras maternidades, por ejemplo, en Frómista, al menos dos, que no he mostrado por mi resistencia a usar sus canes, en muchos casos replicados, como seguro lo es el del niño con nimbo y dudoso el que pudiera ser original. En ningún caso hay Vírgenes con Niño en la fachada de Frómista y si todos sus canes son contrafiguras, se pasaron tres pueblos.
Imagen
Este de Frómista sugiere que pueda ser original: ha tenido que ser suplementado para adecuarlo a la nueva inclinación del tejado en la reforma, lo que pudiera implicar que estaba hecho antes de 1901.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Para seguir con los estudios de Nurith sobre este tema, hace un repaso de todas las caras gesticulantes, tratando de encontrar el sentimiento que quieren expresar: dolor, angustia, ira, etc., cuando -a nuestro parecer, como ocurre con la maternidad anterior- no se trata más que de mostrar gestos o máscaras impactantes para atraer la mirada. No quieren contarnos nada, tan sólo agitan su sorprendente presencia para atraer la mirada.
También sugiere que las figuras que conforman los sepulcros de época romana donde aparecen parejas de personajes (Adan y Eva, Cristo y Lázaro, los propios difuntos,etc) pudiera haber inspirado canes en ese mismo tono dúplice, donde los hay, que no son muy frecuentes, por otro lado.
Al observar –correctamente-que muchos canes obscenos no muestran, sin embargo, castigo alguno, y que por el contrario, se distinguen perfectamente los castigos al avaro o la lujuriosa, dice: “yo sostendría por contra que, como los atlantes, los modillones no constituyen una decoración pura y simple, sino una galería de pecadores condenados, en la que los cautivos castigados y las cariátides de los tiempos clásicos se han transformado en hombres y mujeres anónimos encadenados por sus pasiones carnales y su agonía”. Y en otro lugar: “M.Schapiro ha interpretado la actitud de los juglares de la Jerusalén celeste que corona la representación de la duda de Tomás en el claustro de Silos, como la expresión de una nueva cultura laica, y como afirmación de la autonomía de los escultores que representan a sus amigos juglares, artistas sin status, laicos y libres. Es ésta, en mi opinión , -dice- una prolongación de la tradición carolingia y otoniana (representación de artistas y otros personajes laicos sobre composiciones religiosas) y esta costumbre se mantendrá en el siglo XI a través de los libros iluminados y los marfiles”.
Y dice que quizás para comprenderlo haya que utilizar la clave de las palabras de San Bernardo respecto a los juglares. Comparando a éstos con los monjes cistercienses dice: “A los ojos de los demás, estamos obligados a hacer muchos quiebros (tours de force). Todo lo que los demás desean, nosotros lo debemos rechazar y todo lo que ellos rechazan, nosotros lo deseamos, como esos juglares y danzantes que, con la cabeza abajo y los pies en el aire, en una postura inhumana, caminan sobre las manos y atraen sobre ellos la mirada de todos”. El subrayado es mío.
Para no extenderme más, dejo a cada cual que busque el relieve mencionado por Schapiro, que, en mi opinión, probablemente reproduce una imagen de un libro iluminado. Dos músicos enmarcan la escena de la Duda.
Lo que sí ha resultado instructivo de ambos artículos es su aportación de imágenes, y su búsqueda nos ha llevado a intuir una sheela-na-gig en la iglesia poitevina de Saint Caprais que tomamos de la wiki
Imagen
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Por ir terminando, cita la autora un modillon de Saint Nicholas de Civray que muestra una dama joven de larga melena junto a cuyo rostro se han esculpido tres dados.
Lo describe muy bien, como siempre, un gran conocedor: http://jalladeauj.fr/symboles/page7/page7.html
quien comenta los números y su cara contraria. A mi modo de ver, responde a lo ya dicho de laberintos, enredos y lazos para atraer la mirada demoníaca, que se va a entretener -algo de eso hacemos los menos diablos- en calcular, restar, pensar en lo oculto...precisamente para que se demora, se distraiga y no dañe al templo, su entorno y los difuntos. Porque otra de las cosas que atraen a los humanos y a los diablos, además del sexo y el espectáculo, es el juego y las apuestas.
Imagen
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Y termino, por ahora.
Un resumen sucinto de la propuesta de Nurith podría ser que se produce una doble lectura de los canes, según el público que los contempla: para los comitentes e ilustrados, serían contrafiguras de las positivas y para el populacho una especie de caricaturas de sus propias vidas.
Como no soy partidario de alegorías en los canes, mejor me quedo con los ejemplos que aporta. A quien le guste su propuesta, ahí está.
Tambien dice que “estas imágenes pueden ser interpretadas en diferentes niveles; desde la advertencia moral hasta la sátira social o eclesiástica, o asociados a las fiestas populares”, (que es lo que hacen los investigadores cuando no lo ven claro: puede ser de todo).
Para nuestra sorpresa termina su trabajo estudiando la famosa mujer de la calavera de la Puerta de Platerías, que tiene intérprete de pocos decenios después de su creación: la versión de Picaud que figura en el Codex Calixtinus, a quien hay que dar la misma credibilidad que cuando describe las costumbres sexuales de las gentes de las montañas navarrasImagen. En esa pista literaria remata su estudio con una reproducción de un diálogo de Salomón con Marcolfo, que pudieran representar en cierta medida el prototipo de esa contrafigura que propone. De este tema estuvimos tratando largo e interesante en el foro del pasiego: Marcolfo, Salomón y la reina de Saba, en buena compañía, así que allá me remito, si bien es cierto que hasta el mismo Moralejo consideró esa contrafigura en sus estudios, pero las explicaciones de “para qué” se ponían, abren un amplio e insatisfactorio abanico. Me parece que los canes tenían mejor finalidad que la simple contrafigura, pero ahí exponemos todas las alternativas.
Y lo ilustramos con una estupenda foto de nuestra hábil amiga
Imagen
Ahí está el Marcolfo que entusiasmó a D.Serafín, en la catedral de Orense. No es un espinario, pero enseñar, enseña, mientras dialoga con el rey Salomón, un poco más arriba.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Una breve cita para confirmar con otro grande nuestra propuesta de que los canes tienen una "utilidad" una finalidad, más que un significado.
Michel Pastoureau - quien tendrá las orejas coloradas porque le citamos mucho últimamente- en uno de sus estupendos estudios sobre la simbología medieval, en este caso "Una historia simbólica de la Edad Media occidental" da el siguiente consejo a los historiadores: " Para incitar al historiador a ser prudente, se podría decir que en la simbología medieval, los elementos significantes (animales, colores, números, etc.) no poseen, al igual que las palabras, un significado en sí mismos, sino sólo empleos. Sin duda, en algunos casos, tal afirmación parecerá exagerada. Pero en toda construcción simbólica medieval, el conjunto de relaciones que los distintos elementos establecen entre sí, siempre es más rica en significaciones que la suma de las significaciones aisladas que posee cada uno de aquellos elementos".
Esto te lo dicen todos cuando les muestras una figura dudosa: hay que ver el entorno en que se encuentra. Es paradigmático el caso del león, bueno o malo según en qué compañía y en qué entorno.
Por nuestra parte, añadir que cuando se intenta clasificar los canecillos, unos como eróticos, otros burlescos, otro grupo de acróbatas,etc. no hay forma de darle un contenido relacionable, salvo que se ponga uno a condenar todo que ve, pobrecillo caganer. Sin embargo, si vemos el "empleo", la utilidad, el "para qué se ponían", con un denominador común de llamar la atención y atraer la mirada, no importa lo que sugiere la figura, no simboliza nada, es sólo un artilugio, un amuleto que se agita y exhibe para proteger el lugar sagrado de malas miradas y diablos acosadores.Imagen
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Dos meses atrás habíamos concluido nuestra propuesta del sentido y utilidad profiláctica -que no simbolismo- de los canecillos obscenos- incluyendo la farándula- en los aleros de las iglesias, a manera de amuletos que protegen al edificio común y sagrado de los vivos y de los difuntos, y situados para ser vistos con cierta dificultad por los feligreses, que no eran sus destinatarios directos, sino por los diablos y aojadores que acosaran el recinto. Los feligreses los veían y sabían que estaban bien, que el edificio tenía protección. Incluso la risa que algunas figuras pudieran sugerir -como hoy- favorecían ese sentido.
En este tiempo hemos podido leer una tesis doctoral en inglés, que más tarde veremos, y que sigue la línea de Nurith Kenaan-Kedar, y junta femme-aux-serpents con exhibicionistas, etc. que es una buena manera de liarse, dicho sea con todo respeto, que en esa tesis sobre la sheela-na-gig la autora se ha currado toda la documentación británica sobre el tema. Más tarde saldrá.
Pero ahora, ya más fácil, en castellano, nos estamos enterando de muchas más cosas, en una interesantísima tesis doctoral de la Complutense titulada "EL MAL DE OJO EN EL OCCIDENTE ROMANO: MATERIALES DE ITALIA, NORTE DE ÁFRICA, PENÍNSULA IBÉRICA Y GALIA" del Dr.Alvar Nuño, del departamento de Historia Antigüa y dirigido por D.Francisco Marco Simón, en 2009.
En unas páginas iremos leyendo su trabajo para "engancharlo" de nuestra propuesta y poder ver que esas "supersticiones" están colgadas de los aleros de las románicas.
Precisamente anteayer visitaba con un grupo de AdRs una vez más la bella colegiata de San Martín de Elines en Valderredible (Cantabria), estando yo sin cámara y con lengua, por lo que ahora para ilustrar un comentario de la tesis del Dr.Alvar tengo que recurrir de nuevo a las fotos de mi amigo Chuchi el Pasiego.
ImagenImagenImagen
Ocurre que junto al acceso al claustro aparece el alero sur de la nave, entre cuyos canes abundan variadas cabezas de animales con un denominador común : los cuernos. Hemos contado cabra, chivo, ciervo y bóvido del que solo queda la silueta de los cuernos al final de la serie.
Habíamos comentado que creíamos que -como en Galicia- la frecuencia de cabezas de animales domésticos se originaba porque eran los más fácilmente aojados o atacados por diablos y se les exponía en piedra para que no se hiciera el mal sobre los de carne y hueso , que eran la comida de la casa. Se engañaba al diablo o al aojador.
Ahora, anticipándonos al estudio de la tesis vemos un sentido más directo. Relata el autor un trabajo de un director en 1832 del museo Arqueológico de Nápoles, precisamente donde está el Gabinete secreto que hemos visto antes, plagado de amuletos fálicos. El trabajo de Andrea de Jorio se centra en la gesticulación de los napolitanos, la más exhuberante del mundo. Eso del gesto es muy importante en las figuraciones románicas, como verán en Noviembre en Barcelona. Pues bien, dice la tesis : "De Jorio dedica un apartado a los gestos que se emplean para conjurar el mal de ojo y, como es costumbre en esa época, al estar relacionado con el sexo y estar considerados obscenos, debe justificarse." Hay que ver el año en que trabaja para ser tan osado. Y sigue:
"En concreto, son dos los gestos que se consideran profilácticos contra el aojo, y que se estudian con detenimiento. El primero de ellos es “hacer los cuernos” (corna, far le corna); aquí, el autor incluye no sólo el gesto empleado aún hoy en el que se muestra el puño cerrado excepto el índice y el meñique, sino también los amuletos que se cuelgan en las casas o que lleva la gente hechos con cuernos naturales o a su semejanza, fabricados con materiales diversos".
El otro gesto es la figa, como ya sabemos de antes.
Sencillamente, me lleva a pensar que son los cuernos los que provocan su inclusión en el alero con esas cabezas y encaja claramente con el adorno "supersticioso" que aún hoy se usa por mucha gente -a veces hombres también- con el cuernecito o diente de jabalí engarzado en plata sobre el cuello, tan cercano también a la pata de conejo clásica como amuleto.
La cuestión es si es el elemento (el cuerno) lo que es apotropaico y por eso se ponen cabezas cornudas, o si el adorno de ese material llevado al cuello alude al portador original, el cuadrúpedo. Dicho de otro modo: si es el cuernecito como amuleto el que protege y por extensión, las cabezas o si es el animal (del que procede el amuleto) quien protege. Para este menda, el adorno en el cuello es un identificador de la cabeza del animal, la que es apotropaica, pero pesa mucho para llevarla colgada. Al diablo le atrae lo que tenga cuernos, y el portador se protege con ello porque "contrariis contraria curantur".Imagen
-
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Obviamente, he aplicado el latinajo inadecuado: los cuernos son lo más identificado con el diablo. El "contrario" también aparece a pocos metros: el insólito (por el alero) ángel en la postura con que se detiene a los demonios : con la cruz y el stop.
Imagen
Pero para no cejar en mi empeño, tenemos otro bicho con cuernos en el alero de San Martín de Elines : !!EL MISMO SATANÁS¡¡
Imagen
que abre su bocaza gritando a los diablos merodeadores para asegurarse de que lo miran, por lo que creo que el mensaje está bien claro si tenemos en cuenta lo dicho del efecto espejo en la marginalia medieval.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Más adelante, el autor de la tesis nos remite al mosaico apotropaico de la Basílica Hilariana en Roma, donde "se ve claramente cómo hay tres animales astados que se lanzan contra el ojo que ocupa el centro del panel (que ya está atravesado por una lanza). Se trata de un ciervo, un toro y una cabra, y el único punto en común que vemos entre estos tres animales es su cornamenta".Imagen
En muchos mosaicos, por ejemplo, en Pompeya, y en los vestíbulos de las casas, aparecen esas imágenes apotropaicas para dejar fuera el mal de ojo. Y, aunque no lo pongamos, con mucha frecuencia son las imágenes fálicas las encargadas de ello, como luego vemos en los canecillos románicos.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

El espinario suizo y sus compañías

Mensaje por tiogilito »

Hace un tiempo me regaló un amigo del pais vasco muy viajado, un pendrive con unas fotos muy curiosas. Eran las de un capitel muy repetido de un espinario que aparece en la iglesia románica de San Juan Bautista en Grandson, en el cantón suizo de Vaud, y propiedad del gobierno y no de la Iglesia.
Está en el interior, en la nave junto con otros capiteles que representan probablemente a San Miguel alanceando un dragón y otros más o menos habituales. Lo vemos
Imagen
No hace falta recrearse mucho para determinar que el aparatoso sexo del espinario ha sido cuidadosamente picado, lo que ha permitido conservar perfectamente su silueta. Es decir, que se estaba poniendo un exhibicionista claramente en el interior de la iglesia. A nuestra izquierda aparece un personaje en el ángulo aparentemente estático, tomando una mano con la otra, sin más, quizás gesticulando con la boca, pero al rincón un hombre se abre la ropa y muestra (capado) su sexo. Ya van dos.
Imagen
la misma cara en una toma más frontal tomada de http://vogage-roman-art.blogspot.com.es/
Imagen
Y como diría nuestro amigo Kar2 hay personajes en la cara oculta, a uno y otro lado. Pero nosotros solo podemos ver la cara que falta, y que contiene una sorpresa.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

la cara con mensaje de Grandson

Mensaje por tiogilito »

Pues la tercera cara del capitel, a nuestra derecha, representa otro elemento más del coro de gesticuladores, abriendo una gran bocaza mientras ocupa el tercer puesto de los exhibicionistas del capitel.
Imagen
Pero este tiene una sorpresa: además de emplear en tal menestar la mano impura -como ya hemos señalado en multitud de casos- con la mano derecha realiza el gesto de la mano cornuta, gesto que como sabemos tiene un clarísimo sentido apotropaico.
Imagen
A su lado, y ya metiéndose en el muro, aparece otro personaje cuya cabeza se me asemeja mucho a la de un gallo o bicho extraño. Se puede ver aumentando la foto que he subido a flickr en esta dirección
https://www.flickr.com/photos/23136239@ ... ateposted/
Las conclusiones o propuestas van por cuenta de quien lea. Yo sigo en mis XIII.
Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 9 invitados