EL SEXO PROTECTOR

tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

El sepulcro de la Magdalena de Zamora

Mensaje por tiogilito »

Según la completa ficha escrita por Rodríguez Montañés en la EdR, se ignora quién es la titular del sepulcro, esculpida en su tapa con un amplio cobertor cuyos pliegues adornan todo el borde, y al parecer contemporánea de la propia iglesia, es decir, finales del XII o principios del XIII. Sus relieves recuerdan la mano que trabaja en Santiago en su coro pétreo, que quizás podamos comparar si nos dan cancha. Una hipótesis la identifica como la reina Urraca, hija del portugúes Alfonso Enriques y la primera esposa de Fernando II de León y que perteneció como benefactora a la Orden de San Juan de Jerusalén, a la que estaba dedicada la iglesia.
Imagen
A nosotros nos interesa comprobar cómo la decoración que afecta al enterramiento es la "pertinente" : ángel turiferario, elevatio animae, etc. mientras el "recinto" (como si fuera un claustro rodeando la sepultura, al modo de los monasterios) está plagado de seres teriomórficos que imponen, y contrastan con la dulzura de los elementos del sepulcro. A manera de "perros guardianes" defienden de los espíritus malignos un enterramiento que está precisamente dentro de la iglesia, donde dice Josep Manel que a santo de qué se necesita protección. Voila.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

La Magdalena de Zamora

Mensaje por tiogilito »

¿y qué identifica sobre el muro tras el sepulcro el destino de la dama en el momento de su muerte? Pues un conjunto grabado sobre la pared que muestra un ángel turiferario a la cabeza, otro a los pies y señalado por los ángeles, en medio del muro, la elevatio animae al más clásico estilo románico, pese a que ya estamos olfateando el gótico, sobre todo en la iconografía "negativa" del cenotafio. Pero por ahora, lo que hacemos es potenciar la vida eterna en la Gloria de la difunta: las imágenes positivas. Qué diferencia con el entorno próximo de bestias negativas.
Imagen
angel turiferario a la cabecera
Imagen
el alma de la difunta transportada a la Gloria por dos ángeles y
Imagen
el turiferario a los pies, con esa mala iluminación. Ahora veamos el recinto, el "claustro" en donde se encuadra el sepulcro y la iconografía esculpida para darle protección.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

La Magdalena de Zamora

Mensaje por tiogilito »

Dicen que la belleza de este monumento sólo es superada por San Vicente de Avila.
El "recinto", el contenedor de la sepultura, está rodeado de bichos. Pero no luchan, no hay violencia, adoptan una postura heráldica, de "decoro" , por utilizar la expresión del doctor Boto. Embellecen el lugar, pero no dejan de tener su utilidad, tienen un "para qué": proteger la sepultura de los malos espíritus, que, incluso dentro de la iglesia, puedan acechar a la difunta reina.
(Me decía una ingenia cuando le proponía que los canecillos obscenos pudieran tener la misión de proteger contra el mal de ojo:
-¿Ay, pero usted cree en esas cosas?.
-No, señora, yo no. Pero es que yo no hice esta iglesia.)

Imagen
En esta vista, donde aparece al fondo la elevación del alma, pediría fijarse en los restos de policromía de la cornisa interior (esto pintado en vivos colores ha tenido que ser la pera limonera) y en la forma gallonada de la metopa del techo, porque ese mismo formato lo veremos en los restos del coro pétreo de Santiago.
Me preguntará algún amigo crítico qué pinta esta sepultura en el "románico erótico", pero es que es pertinente, "toca".
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

La Magdalena de Zamora

Mensaje por tiogilito »

Otros dos capiteles del mismo tenor. Luego veremos los heráldicos colocados en el entorno superior con la construcción de torres, muy similar a Santiago.
Imagen

Imagen
Por supuesto, que puede usté ver el triunfo sobre el mal, el pecado vencido por la virtud o lo que le apetezca, faltaría plus. Pero me agarro a la propuesta de Boto sobre Silos porque aquí tendría la misma utilidad. Nosesimexplico.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Veamos las tres últimas fotos de los capiteles del ciborio, siempre bichos del bestiario; solo hay uno con animales reales, que son dos simples águilas en posición heráldica buscando, como casi todos, la simetría, el "decoro"
Imagen Imagen
este otro de una fina y bella hechura
Imagen

Ahora ya nos toca meternos con el remate espectacular acastillado, el que recuerda junto con las metopas gallonadas a la forma de tallar el coro pétreo de Santiago.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

La Magdalena de Zamora

Mensaje por tiogilito »

Pero antes, para rebajar la tensión ante tanta bella maldad, vamos a asustar a doña Puri con un capitelito de la parte más noble, el altar, en donde una ventana del ábside presenta este diablo cuya sombra en el muro refleja el perfil de Satán con su nariz aguileña (judía, claro) perilla y todo...ahí bajo la firma del mirón. El calvario, de muy buen gusto en mi opinión, es una talla del siglo pasado.
Imagen
Curioso que la Magdalena prácticamente no tiene canecillos "atractivos" : ni bestiario, ni músicos, ni desnudos. Quizás por ello se tuvo que llevar la protección a la portada y dentro al cenotafio. La abundancia de caras señala al gótico.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Bien, vamos a ir terminando, que esto sólo era una muestra de la "pertinencia" de figuras teriomórficas ,que se refieren a monstruos de manera genérica ,como bien me señala mi sabio de cabecera- gracias, amigo - y no solo a los de aspecto humano. Y ya dijimos que, tal como relata Boto, monstruos también eran leones o jabalíes, toda fiera salvaje.
La cara del cenotafio que se orienta hacia el altar, ya muestra un espectacular encastillamiento, quizás haciendo alusión a una Jerusalén celeste para la noble difunta, pero en cuyo centro se han esculpido claras figuras monstruosas en postura heráldica. Como si se pretendiera dar empaque al recinto, sin asustar a los fieles, sólo impresionarlos, pero con un cartel de "abstenerse diablos y maleficios" en forma de animales malignos como guardianes.
Imagen
ya vemos que los leones abandonan el románico, sus rabos no vuelven sobre el lomo, y sólo el marco lo es.
La equivalente a la parte contraria nos muestra dos aves con cabeza monstruosa y diferente plumaje, pero se impone la simetría (y de nuevo el árbol en medio de ellos, como en los leones) sobre cualquier otra motivación.
Imagen
Es muy interesante la inclinación que imprime el tallista a los muros del castillo, seguramente para dar mayor sensación de altura.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

La Magdalena de Zamora

Mensaje por tiogilito »

Por lo que respecta al frente, las dos figuras encastilladas nos muestran, por un lado, una pareja de arpías muy gallináceas
Imagen
y por el otro, unos dragones decididamente heráldicos, de donde podemos retener el plafón gallonado inferior para buscar su equivalente en el coro pétreo de Santiago, pero breve, que nos dispersamos muchos.
Imagen
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

Terminamos este desvío con tres fotitas para despistar a los que no leen y sólo miran las estampas. Se trata del coro pétreo de Santiago de Compostela, en donde podemos ver esos plafones gallonados similares al cenotafio de Zamora y en donde se han podido recuperar piezas perdidas gracias a esa simetría omnipresente, siempre que se conservara una mitad, por supuesto.
Imagen
se me ocurre que aquí, como no se estaba custodiando un indefenso difunto, sino que era el lugar de reunión y asuntos del cabildo, las figuras aparecen más humanizadas, tienen menos carácter aterrador, aparte del lujo de intercalar profetas y apóstoles o santos, que el presupuesto daba mucho de sí (como sigue ocurriendo; que le pregunten al chispas).
Imagen Imagen
Bueno, fin del desvío. Volvamos a Silos, a Boto y al teriomorfismo. Ya queda poco.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

El estudio de Gerardo Boto

Mensaje por tiogilito »

Volvemos, pues, al trabajo del doctor Boto tras esta excursión a Zamora, donde a manera de claustro, se custodia la tumba real con heráldica fauna.
Como es lógico, el profesor analiza las posibilidades expresivas del claustro burgalés, comenta los estudios de eruditos, como Elizabeth Valdez y confirma que esa "sutil fauna asumió unas apreciables competencias comunicativas ajustadas al contexto. Los capiteles, por tanto, se atienen a criterios funcionalistas y sociales que redundan en la valoración del recinto...destinado a unos usuarios preferentes -la comunidad benedictina-y otros ocasionales pero predilectos : una familia nobiliaria allí inhumada.
Imagen
Sin embargo, más adelante aduce: "el repertorio esculpido concede una dignidad aulica al patio...La aplicación de los mismos motivos monstruosos a los capitelitos del frontal esmaltado que guarnecian la tumba del santo revela inequívocamente que su coartada no era apotropaica, sino honorífica". No es una contradicción, sino una muestra más de la tesis que sostiene: según el contexto , se aprecia la utilidad.
Imagen
No estoy muy seguro que se refiera al frente de altar expuesto en el Museo de Burgos, aunque nos viene de perlas precisamente para mostrar otro ejemplo de Jerusalén celeste similar a los vistos, porque realmente aquí no aparecen monstruos heráldicos en los capitelitos sino incrustados en placas arriba y abajo. Yo no descartaría la doble utilidad, pero el que sabe es el profesor.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

El balance del doctor Gerardo Boto

Mensaje por tiogilito »

Bien. Debemos terminar el desvío en nuestro camino para estudiar el interesante trabajo del dr.Boto, que al final de su artículo no hace un resumen, sino un balance. Y para los que les gusta darle al coco ante cualquier figura hoy enigmática, advierte: “deslizar una interpretación textualmente codificada a cada una de las bestias representadas en un edificio no contribuye a su conocimiento…Conviene no confundir un claustro monástico con un curso de doctorado universitario, ni a los monjes o feligreses con sesudos académicos y doctorandos”. Bien rotundo.
El profesor considera, como decíamos al principio, que es el ámbito en el que se encuentran, el que marca su importancia. A mi modesto entender, viene a ser como ese reflejo que tenemos cuando encontramos un monstruo junto a la puerta del templo, que inmediatamente tendemos a identificarlo como guardián del recinto sagrado, como protector ante el mal que lo acecha. Y dice: “En muchas iglesias rurales las figuras acaban por redundar en una ornamentación tópica y acrítica.” Es decir, se pone porque hay que ponerlo. Como la señora que se cuelga una cruz de oro con su cadenita, que no creo que lo haga para pregonar sus creencias. Lo hace porque embellece, conviene (mejor que un pagano amuleto) , decora y protege.
Y para quienes piensan en “venganzas” o iniciativas espontáneas de tallistas, añade: "Los iconogramas monstruosos comunes a presbiterios, puertas, aleros o claustros fueron instalados con la aquiescencia de los promotores económicos y la disponibilidad de los canteros”. Y “balancea” finalmente: Los monstruos se desplegaron en los monumentos del siglo XII para estimular los sentidos, para conjurar espantos y congojas, para percibir y caracterizar los espacios que los acogían.”
O sea, que hay muchos enclaves rurales donde la ubicación de esas figuras que aportaban sin duda un carácter decorativo, lo hacían porque “tocaba”, era lo que había que poner. Tenían que poner aquello que se venía mostrando en los centros espirituales o lugares de renombre como eficaces. Si había que proteger a los fieles, a los difuntos y ennoblecer el entorno, se tenía que poner esas figuras. No era copiar a los grandes, sino utilizar el mismo elemento que definía el espacio y su eficacia.
Imagen
Miremos Piasca, por ejemplo. Esos bellísimos capiteles con centauros, grifos, etc. ¿de verdad hay que romperse el coco meditando sobre el mensaje oculto de la lucha contra el mal bla,bla,bla? Lo primero que vemos es que dignifica, embellece, pero además probablemente protege el templo, la entrada y los cercanos sepulcros. Atrae la mirada, añade una servidora. Y no me repetiré.
Otro monumento –y basta que hablemos del doctor Boto, para recordarlo- es el espectacular claustro de Palamós. Ninguna escena historiada. Simetría y talla hasta rincones inauditos. Bichos y màs bichos y los pocos humanos, interactuando con bichos. Desde luego, para mí Sansón ni por asomo. A ver quién me cuenta el programa iconográfico.
Imagen Imagen
en fotos de ese equipo fenomenal de la Fundación Santa Maria la Real.
Los usuarios de un claustro verían en esas figuras, a mi juicio, que estaban protegidos, ellos y los difuntos que reposaban en su ámbito. Era como instalar una alarma: puede que el mal, el ladrón, llegara a pesar de todo, pero al menos, te daba la tranquilidad de ver que habías tomado las medidas adecuadas, hecho lo que había que hacer. Lo pertinente para que tuviera decoro y eficacia.
Traspasado a los aleros, el despliegue de obscenidades, gestos, músicos, monstruos, atraían la mirada no sólo de los aojadores sino de los demonios que acechaban, los distraían y desarmaban. En la iglesia y en su entorno, los difuntos y los fieles se sentían seguros. Como cuando colgaban el ramo tras la puerta, se santiguaban al salir de casa o se colgaban al cuello un amuleto.
Y parece que funcionaba. Hasta el gótico utilizó, ante la ausencia de canecillos, a las gárgolas en lo más alto de los muros, no para poner angelitos y querubines, sino monstruos y diablos, escenas obscenas “decorando” con eficacia los rincones por donde acechan los demonios.
En fin, confío en no merecer un capón del maestro Boto Varela por haber extrapolado su visión del uso de las figuras teriomórficas de claustros y portadas, hacia las obscenas, juglarescas y villanas –en cualquier caso, llamativas, escandalosas-de los aleros, con una utilidad común apotropaica, entre otras.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Terminando a Boto

Mensaje por tiogilito »

Bastante antes, en el año 2000 ya proponía estos argumentos el profesor Boto en su obra “Ornamento sin delito…” referido a Silos también, en la que hace un completo recorrido por la iconografía burgalesa. Aparecen allí los capiteles del castillo de Frías, otra muestra de seres monstruosos y la famosa centaura maternal, todo un prodigio de habilidad para desatar los sentimientos encontrados del espectador: la brutalidad de la figura con la ternura de la maternidad.
Imagen
Y no digamos el campo especulativo que nos permite el comprobar que el “cachorro” no es centaurito, sino humanito. ¿lo ha raptado?¿es el humano alimentándose de la bestia? Ay, déme una explicación que no remueva mis principios, porfa.Imagen
Y dice en línea con lo expuesto:” Una mentalidad común partidaria de la exhibición pública de piezas ornamentales estimuló la incorporación de seres imaginarios a pórticos, portadas, naves o presbiterios de numerosos templos tardorománicos, casi siempre ajenos a especulaciones religiosas. Razones distintas en cada uno de los ámbitos propiciaron el éxito de las iconografías en cuestión : naturaleza semiprofana de las galerías, instrumento figurativo de atracción para la feligresía en puertas y aleros, embellecimiento del escenario sacro de los interiores”.
Y dejamos finalmente el trabajo de Boto, creo que bien resumido con esta frase: “Parece evidente que en las artes aplicadas a los edificios, las representaciones de los monstruos zoológicos más convencionales (grifos, arpias, monos, centauros, dragones) se extendieron como mecanismos que aportaban prestigio social y espiritualidad ; lograban proclamar la trascendencia del escenario, como una suerte de ornamenta ecclesiae en escala monumental.”
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Removiendo conocimientos

Mensaje por tiogilito »

Pese a que “lo nuestro” son los aleros, por lo leído del doctor Boto no dejamos de sorprendernos con la temática de las portadas. En numerosas ocasiones encontramos alusiones y representaciones de lo que delante de ellas se venía celebrando: desde lo más modesto (la vara de medir para los mercados frente a la puerta) a los funerales (a mi entender, las escenas de elevatio animae o similares, como San Zoilo, Santiago de Carrión, Uncastillo) o la lucha de villanos como ordalía en lugares carrionenses, extendida por el norte de Burgos y con representaciones en el románico aragonés, y que esperamos mostrar pronto. Otro motivo frecuente según zonas, es la presencia de la figura de Daniel, que se puede relacionar también con ceremonias fúnebres frente a la puerta como la commendatio animae recitada y que nombra al profeta. La portada de Santa María de Uncastillo se ha relacionado con el mercado frente a ella y así otras muchas. La presencia de temas festivos, músicos, bailarines, recitadores, como podemos ver en Moarves y en muchas de las atribuídas al Maestro de San Juan de la Peña, en lugares tan privilegiados como las portadas, contradicen la manida tesis de la persecución eclesiástica a tales jolgorios. Una cosa es predicar…
Pues bien, leyendo a un gran especialista del mundo femenino medieval, como Georges Duby, en su trilogía “Damas del siglo XII”, en el volumen titulado “El recuerdo de las abuelas”, cita la función encomendada a las mujeres en el hogar, de custodiar y preservar la memoria familiar. Eso creo que se mantiene, pues –al menos lo que conozco- son las madres quienes tienen presente cumpleaños, aniversarios y demás elementos de la memoria familiar. ¡cuántas veces nos recuerdan el aniversario de “nuestra” boda¡(Mira,casualidad: hoy es el 46 de la de mi mujer)
En la Edad Media, ellas eran quienes abrían (partos) y cerraban (amortajamientos) la vida de los familiares. “Entre las mujeres y los muertos existían unas relaciones privilegiadas. No sabemos prácticamente nada de los ritos funerarios en que la Iglesia no era oficiante. Lo poco que podemos adivinar nos ha llegado de los prelados que luchaban para extirpar los residuos del paganismo de los siglos IX y X…”, escribe Duby. Naturalmente, su territorio de trabajo es Francia y el norte de Europa, pero profundiza en la obra de Burchard de Worms (que utiliza lo escrito un siglo antes por Reginon de Prún), cuya influencia llegó también a España. Su recorrido por los “penitenciales” es realmente impresionante, y en sus interrogatorios para confesar, pregunta a las mujeres desde si han dispuesto tres cubiertos para las Parcas en su mesa, hasta la fornicación de formas inusitadas. Lo cuenta Duby en “Eva y los sacerdotes” de la trilogía que usamos.
Se desprende de ello, que una práctica pagana era atravesar el cuerpo de los nacidos muertos o sin bautizar (¿pagana?) con una estaca, para que no resucitaran e hicieran daño a los vivos.
Muchas otras cuestiones relacionadas con la hechicería (única arma femenina disponible ante la brutalidad masculina) y solidaridad entre mujeres se mencionan en este segundo libro; pero volvamos a donde me ha saltado la alarma: En éste del “Recuerdo de las abuelas”, se cuenta cómo en la Galia se obligó a las mujeres a renunciar a una serie de ceremonias funerarias: se les prohibió que echaran cubos de agua bajo el féretro y que impregnaran de ungüentos las manos de los guerreros muertos en combate.
Los banquetes funerarios alcanzaban a veces el escándalo. “Y cuando algún sacerdote participaba en estas veladas fúnebres, no podía permitir que después del banquete y las libaciones –esos cantos que invitaban al muerto, y acaso a los ancestros con quienes se había ido a reunir al otro mundo, a volver durante unos momentos al centro de la asamblea- ninguna bailarina ejecutara delante de él los mismos juegos infames de la hija de Herodes.”
Y sigue Duby: “Hincmar llama “remolinos” a estas Salomés. Imaginémoslas girando y girando hasta entrar en trance”.
Sabemos que Duby no era especialista en Arte, pero sí afamado historiador. La frecuencia de esas figuras danzando y “camino del trance” precisamente en las portadas de lugares tan alejados como Santiago de Agüero y Moarves, amén de claustros, etc.hace que nos preguntemos si tal vez no estuvieran reflejando la fiesta profana, como habitualmente interpretamos, sino una parte de algo tan habitual como un entierro. Más que nada por seguir cuestionando todo lo que ya “sabemos”. Así la danza y la música, estarían "justificadas" en un enclave tan respetable como la puerta.
Imagen
posible ceremonia fúnebre en la portada de Santiago de Agüero
Imagen
posible ceremonia fúnebre en la portada de Moarves
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

Re: EL SEXO PROTECTOR

Mensaje por tiogilito »

En todo el tiempo transcurrido desde la última entrada ya debería tener redactado el resumen, y palabrita del Niño Jesús, que tengo una buena parte, pero, es que...!!salen tantas cosas en el camino¡¡, que esto no se acaba. Así uno aprende a admirar a los grandes profesores que publican sus artículos, y se da cuenta de cuántas cosas han visto y desechado por mor de la brevedad. Aquí no hay ese problema: el que quiere no lee y el que no quiere, no escribe. A la vista está.
Bien; una de las cosas curiosas que he podido ver en una foto de Cándido Rico en la pag.9 de este largo hilo, de la portada de San Miguel de Monte, en Chantada
Imagen
es una posible confirmación a algo que sugeríamos: que la bola con caperuza es una representación de un fruto vegetal, ya que en esta imagen la bola está siendo picoteada por un pájaro, por lo que estamos cerca de que sea el fruto del acanto.
Si, ahí, en el capitel de la derecha.
Pero lo que de verdad me lleva a intervenir de nuevo y no por el resumen, es una nueva vuelta de tuerca en torno al capitel del interior del ábside de Cervatos, que , como dijimos también en la página 4 de esta perorata, muestra una extraña iconografía de un obispo con llave junto a tres cabecitas y al otro extremo una impresionante lujuria con serpientes enormes.
Imagen Imagen
aprovechamos las mismas fotos de entonces, para no tener que trabajar y chinchar a los que sólo miran los santos.
Ya hemos contado cómo existe cierto debate: para los profesionales, no hay duda, que para eso lo dijo G.Guinea, que se trata de San Pedro por el báculo, la tonsura y la llave, que además es el patrono de la iglesia. También hay un relieve en el exterior, sobre la fachada, similar a éste. Sin embargo, sobre las cabecitas y la lujuria, poco que alegar. Y no encaja.
Los aficionados -algunos- seguimos a Jesús Herrero, quien propone que se trate de San Nicolás, en el famoso episodio en el que libera a tres jóvenes de la caída en la prostitución (la lujuria al otro extremo) a lo que iba a destinarlas su padre ante la ruina familiar. El obispo santo habría dejado (en algunos casos a través de la chimenea, ya se sabe...St.Niklaus) de manera anónima (de ahí la llave de acceso a la casa) dinero u oro para solventar la emergencia.
Sobre San Nicolás tenemos una buena ficha realizada por Marta Poza para la UCM en la Revista Digital de Iconografía Medieval, vol. III, nº 6, 2011 donde se menciona la polivalencia del santo, ya que era patrono desde marineros hasta estudiantes, pero no figura ninguna representación con llave. Por el contrario, no hay representaciones de San Pedro con tres cabecitas y una gran lujuria. s decir: si fuera San Pedro, no se entiende el resto y si es San Nicolás de Bari, no se identifica con la llave.
También Marta Serrano publica en 2014 en los coloquios del Ars Medievalis de Aguilar-donde acudimos siempre que podemos- un amplio estudio sobre el santo en relación con el claustro de Tarragona, donde dispone de un ciclo completo. Y lo menciona como patrón de escolanías y no olvidemos que en Cervatos hubo al menos monasterio. En el Codex nº 30.
Entre sus muchas referencias aparece Michele Bacci, asiduo profesor invitado a ese coloquio, a quien he pedido ayuda en esta búsqueda de San Nicolás con llave y seguro que pronto me dirá algo, ya que Bacci es un gran especialista en este Santo rico.
Sin embargo, las dos estupendas historiadoras citadas, no mencionan el milagro del ayuno de San Nicolás que hemos mostrado y estudiado dentro de lo posible, en el foro amigo "caminando entre románico" (que ruego a Moderator me dispense por citar pero es para no tener que volver a contar todo el rollo cuando se puede ver con un click). Titulábamos el hilo "Tus pechos cántaros de miel" y aportábamos la foto de una imagen del XII con el santo retirando la boca de la mamandurria que diría la Espe, para mostrar a los frailes que no había que ponerse morado con la comida. Se vinculaba esa entrada a un artículo de Rebeca Swanson en el número 16 de nuestra Revista, así que ahí la tenéis.
Imagen
Bien, a ver si llegamos a donde quería ir:
En un estudio antiguo de Wright (uno de sheelas) “La adoracion de los poderes generadores” que hemos citado aquí, se decía : Mientras tanto, un santo cristiano había heredado algunas de las cualidades de Príapo: S Nicolás (Santa Claus) Se pintó a menudo en un lugar bien visible de la iglesia. Se consideraba que quien lo miraba estaba protegido contra los encantamientos y el mal de ojo para el resto del día.
Resulta curioso comprobar cómo en Cervatos, confundido hasta un siglo con un templo dedicado a Priapo, aparezca precisamente junto al altar y en un interior desprovisto de toda iconografía obscena, la imagen de San Nicolás ayudando a las jóvenes a evitar caer en la prostitución. Era costumbre muy arraigada que antes de iniciar cualquier actividad, se visitara la iglesia y en Cervatos parece verse una utilidad inmediata. La visión del santo librando a las jóvenes se traducía en una inmunidad contra el mal de ojo. Y eso en un excepcional templo plagado de elementos priápicos para -a nuestro juicio - ahuyentar el mal de ojo. Cerramos el bucle.
tiogilito
Mensajes: 1664
Registrado: 24 Mar 2007, 18:29
Contactar:

A MODO DE RESUMEN

Mensaje por tiogilito »

A lo largo de esta larga propuesta intentamos dar una lectura a las imágenes obscenas y sorprendentes del románico, mayoritariamente ubicadas en canecillos y metopas, que den sentido general a su utilización, pese a que a priori pudiera parecer descabellado con los parámetros actuales. Siempre se nos pide que intentemos situarnos mentalmente en las costumbres, temores y creencias de la época en que fueron construidas, pero no podemos dejar de reaccionar si vemos un culo: pecado. Y a partir de ahí, ya tratamos de ajustar a nuestra mirada actual, cuál puede ser su significado en un templo. La utilidad parece manifiesta, tal como entendemos hoy una iglesia : para dar catequesis. Es decir: eso no se hace. He ahí, por tanto, el amplio catálogo de pecados. Pero no tiene sentido tanta y tan variada insistencia, como hemos ido viendo. Dar lecciones o mostrar las costumbres en ubicaciones a veces imposibles de ver –no digamos luego con el gótico- parece indicarnos que no es a los parroquianos a quienes van destinadas esas imágenes sorprendentes. Los diablos que vemos pensativos, expectantes, en lo alto de N.D.de París, (que no son gárgolas) parecen destinados a ser vistos por sus homónimos: los diablos que pueblan los aires y quieren entrar en el edificio. El igual que repele al igual.
Imagen
en esta gran foto de andya.b en flickr, donde el diablo parece mostrar su lengua al diablo del consumismo que se vislumbra al fondo.
Hemos comprobado que bastantes eruditos han estudiado el fenómeno del sexo acompañando textos, dibujos, colgantes, etc.y, una vez corroborado su sentido apotropaico en función de su ubicación y uso, pretendemos dar el paso que falta entre libros iluminados o amuletos y la utilidad de esas figuras en aleros y a veces interiores de las iglesias, incluso en los lugares más cercanos al altar.
A estas alturas creo que todos los estudiosos que consultamos tienen descartada la función “animadora a la procreación” y se va imponiendo descartar la catequística, situando más el foco en el reflejo de la vida de la sociedad que las utilizaban. También existen propuestas y tesis alusivas a la lucha contra el “enemigo” musulmán, pero tanto, tan variado y tan extenso, suena desmesurado, como el fomento de las Cruzadas, que en España fue mínimo.
De hecho, notamos en todas las lecturas que hacemos de los estudiosos, una especie de insatisfacción porque no acaban de encajar las distintas figuras, tan diferentes, desde los músicos, a los luchadores, exhibicionistas, masturbadores (masculinos y femeninas) gestos, máscaras, en una interminable muestra de obscenidades y provocaciones, para darle un sentido total. Cuando encuentran textos para fustigar la lujuria, la siguiente figura es un defecador y ya no vale el argumento. Y así sucesivamente.
Sin embargo, pienso que los templos eran reflejo y amparo de la sociedad que los construía, y los factores antropológicos y culturales, las creencias ancestrales, eran más respetados de lo que informan los escritos religiosos. No hay que olvidar que los templos eran también el centro de la vida comunal de los pueblos, donde querían sentirse seguros ellos y sus antepasados enterrados alrededor. Cualquier hecho común ocurría en la iglesia: entierros, anuncios, fiestas, tormentas, invasiones, todo acababa en la iglesia.
Por ello, deberíamos contemplar al hombre de principios del milenio cargado de temores y buscando en su pasado las formas eficaces de protegerse. Y desde la más remota antigüedad la mujer y el sexo eran signos de protección o de conjuro del mal. La fertilidad contra el maleficio. Y no hay que pensar en el diablo como eje de todo mal, sino de protegerse de males físicos e inmediatos que no se podían prever, por lo que desde Grecia y el Oriente se veían eficaces los amuletos. El amuleto es sujeto de protección en todas las culturas y aún hoy, a veces rebajado a la categoría de mero adorno, no dejan de usarse, por si acaso. Y se usa contra el mal , especialmente el mal de ojo. Y sin dejar de tener presente que el desencadenante del mal de ojo es la envidia, pecado capital que extrañamente no aparece representado expresamente en los canecillos.
Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 6 invitados